Joyería Flor de la Vida

A partir de $1000 en compras recibe un regalo especial  . Adicionalmente por compras superiores a $1500 recibes 5% de descuento
Showroom de la Joyería:
Quito, Titanium II
Catalina Aldaz y Portugal
CONTACT:
+593 99 517 8167
Contact Us

Carrito

alianza en oro de compromiso modelo halo con diamantes en carta flor de la vida
Amor y Bodas Todos

Más grande el Diamante... más Amor!

Esta frase podría ser cierta cuando vemos por ejemplo, a la famosa pareja de Hollywood que conformaron Richard Burton y Elizabeth Taylor. El gran amor que sentía Burton por su amada, le llevó a adquirir el famoso diamante Krupp, uno de los más puros del mundo y engastarlo en un magnífico anillo que ella llevaba siempre en su dedo anular. En 1969, Burton nuevamente adquirió un diamante de 68 quilates, esta vez a la firma Cartier, avaluado en un millón de dólares que sería conocido como el diamante Burton-Taylor, pues él consideraba que su esposa debía llevar joyas tan hermosas como ella.  Ambas joyas fueron vendidas por la famosa actriz, luego de divorciarse de él por segunda vez. El amor de esta pareja si bien fue lleno de problemas, también estuvo lleno de intensidad y pasión. Gran parte de la colección de joyas de Elizabeth Taylor fueron subastadas a favor de la fundación que lleva su nombre, Elizabeth Taylor AIDS Foundation.

Otro ejemplo de los grandes amores y grandes diamantes de la historia, son los pertenecientes a la corona inglesa. Una colección de aproximadamente 300 piezas, en la cual al menos hay un diamante en cada una de ellas. En 1845, el príncipe Alberto, esposo de la Reina Victoria diseñó exclusivamente para su gran amor,  un set de collar, broche, aretes y tiara con esmeraldas y diamantes. Este precioso set inició la tradición de amor de esta pareja de regalarse diferentes joyas entre ellos. El diamante más grande jamás encontrado es el diamante Cullinan y pertenece a las joyas de la Corona inglesa. Fue cortado en varias piezas y las dos principales están engastadas en el Cetro y en la Corona imperial, con un peso de 530 y 317 quilates respectivamente.

Otra muestra de amor protagonizada por esta gema, la dio el archiduque Maximiliano de Austria cuando en 1477 ofreció a María de Borgoña un anillo de compromiso con un diamante. Quizás la más representativa, ya que a partir de ese momento se inició la tradición de ofrecer a la persona amada este tipo de anillo y es entonces cuando nace el vínculo del amor eterno con el diamante.

diamantes con carta de espesificasiones de GIA

Pero más allá del tamaño del diamante, joyería Flor de la Vida te lleva a hacer un recorrido de la majestuosa presencia de esta piedra a través de la historia, de las leyendas y creencias y encontramos que el diamante se impuso desde siempre en el mundo de las gemas. En la Biblia, en los libros de Jeremías y Ezequiel, el diamante aparece con el nombre de “chamir” y era el símbolo de tenacidad de los israelitas. Para los griegos, por su brillo y belleza incomparables, los diamantes eran las lágrimas de diosas y dioses, esparcidas sobre la tierra y también fragmentos de estrellas que ellos lanzaban para maravillar al hombre.

Cuenta la leyenda que las flechas que disparaba Cupido, el dios del Amor, llevaban un diamante en sus puntas y era el poder de esta gema el que lograba enamorar a las parejas.   El diamante desde la antigüedad ha sido considerado símbolo del amor. Su nombre se deriva de la palabra “adamas” que significa “indestructible” una palabra que no solo refleja la característica del mineral más duro y resistente conocido por el hombre, sino que enmarca a la perfección la esencia del amor firme e inmortal.

Los hindúes le dieron el nombre de “vajra” a esta maravillosa gema, término que significa “rayo”, pues creían que los diamantes se crearon tras el golpe de un rayo en unas rocas, manifestando así su gran poder.  En el siglo VIII A.C. se extrajeron en India los primeros diamantes que recorrieron la Ruta de la Seda, para hacerse conocer en el Imperio Romano, Egipto y Grecia. Por ello se pensó que la única fuente de extracción provenía de la India. Sin embargo, se descubrió nuevas fuentes y depósitos en Brasil y más adelante en Kimberley, Sudáfrica. Los diamantes siempre han sido  las gemas de reyes y gobernantes y hasta el siglo XV solamente los reyes podían llevar joyas de diamantes, ya que representaban poder, coraje, riqueza y amor.  Menos mal, esto cambió y hoy en día todos podemos en algún momento de la vida, tener la fortuna de usar diamantes, desde los más pequeñitos hasta los más suntuosos y a lo mejor, el tamaño del diamante no está realmente acorde con el tamaño del Amor, ya que en su verdadera esencia, los dos son invaluables y todo dependerá más bien, de la intención que tiene el corazón.  El vínculo de Amor expresado con un anillo de diamante será indisoluble y permanecerá por siempre.

Los diamantes generalmente son piedras de corte brillante y transparente sin ningún color, pero las hay en casi todos los colores. Los colores grises, amarillos y marrones son bastante comunes, pero el rosa, anaranjado y verde son muy caros, hasta llegar al rojo o azul natural, que son posiblemente las gemas más valiosas del mundo. En el 2013, los científicos de la Universidad de Wisconsin – Madison, en Estados Unidos, determinaron que las propiedades atmosféricas de Júpiter y Saturno podrían provocar una ‘lluvia’ de diamantes, ya que concluyeron que en estos planetas abunda el “carbono en forma de cristal deslumbrante». El proceso se debe a la gran cantidad de tormentas eléctricas presentes en su atmósfera. De esta manera, estas nuevas condiciones ambientales hacen que el carbono se transforme en grafito y luego en diamantes al estar expuesto aproximadamente a unos 2700 grados centígrados. El estudio señala que el tamaño de cada una de las piedras son apenas de un centímetro de diámetro, un tamaño adecuado para poner en un anillo”, dijo el Dr. Kevin Baines. Se pronostica que al año llueven diez toneladas de piedras preciosas a causa de la reacción química en la atmósfera.

diamantes de diferentes formas

Ahora bien, todavía no estamos en condiciones de viajar a Júpiter ni a Saturno, pero afortunadamente puedes encontrar una lluvia similar de belleza y originalidad de los mejores diamantes certificados GIA en Joyería Flor de la Vida, la Número 1 del Ecuador y elegir el anillo de compromiso con diamante que sellará tu amor eterno con la pareja de tus sueños. Visita nuestra página web y nuestra plataforma Instagram y conoce más acerca de nosotros y de nuestro amoroso trabajo.

Joyería en oro blanco con diamantes

Deja una respuesta

Paperblog